jueves, 13 de junio de 2013

El bien que Dios quiere sacar de la crisis actual


Un aspecto esencial y constante de la vocación cristiana es que, para avanzar en la intimidad divina, para avanzar por tanto en un amor de las criaturas que sea conforme al modo en que Dios las ama, esa vocación de hijos de Dios conlleva un llamamiento a un desapego de lo creado que puede llamarse un “éxodo” a un desierto espiritual.
Entonces, ¿por qué se da en nuestro tiempo un llamamiento especial a esta orientación hacia el desierto?
Que de la gran crisis actual Dios quiere sacar un bien inmenso es algo que está fuera de discusión. Es una certeza de fe. Lo que tenemos que preguntarnos es solamente qué bien inmenso quiere obtener Dios.
He aquí la respuesta: el bien que debe salir de la presente crisis es una gran unión de amor de los cristianos con Cristo y con su Madre en la pobreza, la soledad, la noche del Calvario.

Estamos en un tiempo en el que las criaturas nos niegan lo que espontáneamente esperaríamos de ellas. La sociedad civil, que normalmente debiera aportar a los hombres seguridad y gozo, nos deja en la inseguridad y nos entristece por su falta de comunión, por la angustia de tantos que han perdido las razones de vivir. En la Iglesia, que regularmente debe transmitirnos los dones divinos, los dones de Dios son actualmente inmensos, pero su transmisión mediante los ministros y los organismos de la Iglesia, y mediante los cristianos más instruidos, ha disminuido hasta el extremo. El pueblo cristiano es abandonado a una terrible privación de auxilios que hubieran debido llegarle a través del canal de los hombres y a través de la belleza religiosa, la paz y el calor divino del culto público.
Entonces, ¿qué es lo que quiere Dios? Es patente: un desapego de todo lo creado. Entonces, ¿ya no habremos de esperar nada de las criaturas? Al contrario. Esperaremos incomparablemente más: ¡pero en la esperanza teologal!
Cuando un cierto número de cristianos –todos aquellos que Dios, en la amorosa sabiduría de sus designios, ha decidido purificar de este modo– no esperen de los hombres más que lo que Dios tenga a bien concedernos mediante los hombres; cuando lo esperen todo de Dios mismo, ya sea a través de sus intermediarios, ya sea directamente de Él, conforme a lo que Él haya elegido, entonces se alcanzará el progreso de la caridad cristiana en vista del cual la Providencia tolera la crisis actual.
En efecto, muchos cristianos comprenderán mejor que “la alegría perfecta” de la que hablaba San Francisco de Asís se encuentra en la humillación y en el sentimiento de soledad en los que nos dejan el conocimiento de nuestra miseria y el desprecio en el que nos tienen los demás. Entonces se cumple la alegría perfecta, porque podemos abrirnos por entero, con confianza, a través de las virtudes teologales, al Gozo divino con el que Dios mismo quiere colmarnos.
Y en relación con los hombres, al haber cesado todas las falsas esperanzas y con ellas toda decepción y toda acritud, en muchos corazones cristianos podrá desarrollarse una profunda asimilación al amor que en la Cruz, junto a su Madre corredentora, Cristo entregó a los pecadores.
La Iglesia, al aproximarse más al pie de la Cruz en el desierto, en la oscuridad del Calvario, arderá más con el fuego de amor por el Padre y por los hombres que llenaba el Corazón de Jesús crucificado. Ese amor, que permanece en Jesús resucitado, la Iglesia lo encuentra en Jesús presente bajo los signos sacramentales de la Eucaristía. En el ayuno de satisfacciones humanas, la Eucaristía debe alimentarnos con ese fuego devorador. 

D.-J. Lallement (1976)

5 comentarios:

Alphonse Marquis de Montauran dijo...

Un texto apasionante. Parece escrito hoy mismo. Sin duda expresa con una claridad meridiana algo que está en la mente de muchos católicos, que mantenemos nuestro característico "pesimismo esperanzado".
No hace muchos días le comentaba a mi madre que, en mi experiencia, nunca he sido más feliz que cuando me he sentido liberado de los bienes materiales. Son un peso insoportable para el alma, mientras que el desapego y la pobreza conceden la "ligereza" necesaria para dejarse elevar por Dios.
(Además, precisamente ahora, leer esta reflexión me ha servido para terminar de decidirme a dar un paso que estaba planeando.)

el brigante dijo...

+Cher Marquis, me alegra que compartamos el juicio. La obra de Lallement está preñada de perlas como ésta. Muy diferentes a tantos enfoques -en el fondo naturalistas- que disocian la esperanza cristiana del juicio sobre la situación presente.
Que el Señor le acompañe en ese, espero, buen paso.

Anónimo dijo...

Supongo que a los verdaderos santos, como debía de ser el autor de ese texto, Dios los saca más santos probándolos con la pobreza. Pero a mí que la crisis me ha llevado por delante, me ha vuelto mucho peor de lo que era. Humanamente es natural: con el honeste vívere, un hombre pierde equilibrio psíquico, se degrada moralmente, se deterioran sus relaciones con los demás y con Dios..., aunque tal vez Dios le mire con predilección. Las bienaventuranzas son un profundo misterio. Quizá las blasfemias de los pobres suben al cielo como incienso.

Esteban Falcionelli dijo...

Amigo: Lo tomé por lo apasionante del tema para publicarlo.

En Xto.,

el brigante dijo...

+Con retraso: amigo anónimo, su comentario, estoy seguro, tiene interesantes implicaciones, pero tal y como está prefiero no interpretarlas y dejarlo como lo que creo que es: una oración desgarrada.
Caro Esteban, te mando el abrazo de siempre y la gratitud.