martes, 7 de diciembre de 2010

La crisis profunda: la inteligencia que perdió el hábito de conocer lo real

Precisamente porque es una virtud sobrenatural infusa en la inteligencia, no es sorprendente que los modos accidentales según los cuales funciona ésta, en tal o cual momento del devenir humano, tengan tendencia a afectar a la misma fe en sus condiciones de ejercicio. Y como acabo de decir, antes resulta afectada para mal que para bien por la manera de funcionar de la inteligencia contemporánea. Un sacerdote amigo me decía que, según su experiencia del confesionario, muchos de los casos de dudas y vacilaciones en la fe, no tienen nada que ver con las auténticas pruebas de la fe; tienen su origen en los hábitos de la inteligencia moderna que he tratado de caracterizar hace un momento.